Quién soy…

aventura

¡Hola! Soy Sonia. Enfermera por el día, viajera por la noche, y este es mi blog. Vivía en Inglaterra hasta que un día decidí lanzarme a la aventura.

Siempre había soñado con viajar pero, no el típico viaje de vacaciones que tiene una fecha de inicio y otra de fin. Yo quería vivir viajando. Que se convirtiera en mi día a día. No saber a donde iba y que me iba a encontrar al día siguiente.

Como a muchos de vosotros, me daba miedo dejarlo todo hasta que, un buen día eso cambió!

El 12 de Agosto de 2015 salí en ruta con mi autocaravana Winnie.

En principio iba a ser un viaje de 2 meses, surfeando la costa oeste de Francia y norte de España y así fue, pero en algún momento de ese viaje cogí el impulso necesario para no volver. Vendí a Winnie y compré un billete a Asia.

Todos pensaron que estaba loca y supongo que así es ¿Quién en su sano juicio iba a dejar un buen trabajo y las comodidades de Europa para irse sola por el mundo?

Pero como dicen:

La verdadera locura quizás no sea otra cosa que la sabiduría misma que, cansada de ver las vergüenzas del mundo, ha tomado la inteligente resolución de volverse loca.

No tengo muy claro a donde voy, pero justamente eso lo hace tan maravilloso. Vivir mi vida como si fuera una página en blanco donde escribir tus aventuras, es mucho más interesante que conocer los turnos que tendré de trabajo para el próximo año.

Se que tarde o temprano tendré que volver a la rutina pero, espero que sea cada día una distinta. Odio que mi vida se vea perturbada por la rutina y por eso sigo la norma de:

Trabajar,

ahorrar,

viajar,

repetir…

Si crees que la aventura es peligrosa, prueba la rutina… es mortal!

Llevo 5 meses viajando sola por el mundo y cada día doy gracias a ese 12 de agosto en el que decidí partir. Todos los días hago cosas nuevas, descubro nuevos lugares, pruebo nueva comida, conozco a nueva gente y siento algo diferente.

La rutina se ha convertido en un concepto del pasado que ni recuerdo. Los lunes ya no son días pesados ni los fines de semana son para salir. Vivo en un estado de felicidad constante en el que el momento es lo único que cuenta y cuando algo no me hace feliz tardo unos minutos en cambiarlo.

Así que desde luego, la aventura vale la pena!

¿Y tu? ¿Cuándo piensas lanzarte en busca de la tuya?

El día en que Koke compró su vuelo

Malaca, 4/12/2015
¿Quién soy? ¿Cómo empezó todo? Un pequeño resumen de mi vida y como llegué aquí.

Mi vida

Llevo toda la vida queriendo viajar. Ya desde pequeña, cuando todavía no sabía a qué me quería dedicar, tenía muy claro que quería viajar. De hecho, nunca supe que quería ser de mayor… y sigo sin saberlo. Solo sentía que mi profesión debía ser alguna que implicara desplazarme a menudo. Más que a menudo, a diario.

Siempre busqué alternativas para cumplir mi sueño pero, no sé cuándo, me perdí. En la adolescencia, supongo. Cuando ya deberías saber lo que quieres para tu futuro. Yo estaba tan perdida al respecto, quería tantas cosas, que me perdí… y bien perdida.

Tras una adolescencia muy atrabancada, me decanté por la carrera de enfermería. No me arrepiento aunque fuera un error. Un error porque no es para nada mi vocación. No me arrepiento porque me encanta y gracias a ella, soy lo que soy y estoy donde estoy. En un hostal de mala muerte en Malaca, Malasia. Justo donde quería estar. Perdida por el mundo. Y es que tienen razón cuando dicen que a veces hay que perderse para poder encontrase a uno mismo.

Y aquí, en Malaca, por fin me he encontrado y al fin empiezo a hacer lo que siempre quise. Vivir viajando y escribiendo en un blog mis hazañas. No sé porque, pero siempre quise esto. Siempre me gustó escribir.

Empecé viajando muy joven, pero el primer viaje que recuerdo importarte fue en 2001. Yo tenía 14 años y me fui con mi abuela a casa de sus primos en Canadá. Aunque fuera con mi abuela, nos alojamos en sitios diferentes. Ella se quedaba con sus primos y yo con sus sobrinos y mi prima Cinzia, que tenía mi edad. Dicho así no suena nada intrépido, pero la verdad es que para mí sí que lo fue ya que no los conocía de nada y fue como irme a una casa de intercambio. Estuve 2 meses y fue la primera mejor experiencia de mi vida. A partir de ahí todo cambió. Supe que quería seguir viajando sola, aprendiendo nuevos idiomas y conociendo nueva gente sin parar.

Desde entonces he recorrido mucho.

Al año siguiente fui a UK para otro mes de intercambio. Volví a vivir la mejor experiencia de mi vida y entonces… me torcí…

O no, según se mire.

Dejé el colegio cuando hacia bachillerato. Me puse a trabajar. Me compré una moto. Disfruté de la independencia de la edad adulta con tan solo 16 años. Fue una época de descontrol y excesos. Vida nocturna enjuiciable en la que hice mal. Nunca a nadie, no me gusta hacer daño a los demás… Pero si hice cosas que se juzgan como malas. Tras unos meses de trabajar, ganar dinero, saborear el inicio de esa vida adulta y escuchar los sermones de mis padres para que volviera a estudiar e hiciera ¨algo de provecho con mi vida¨, volví a estudiar y empecé un largo camino hacía enfermería.

No me arrepiento. He vivido muchas cosas. Me considero buena persona, pero he aprendido las malezas del mundo. No me drogo, no robo y no hago daño a nadie. Pero gracias a aquellos años estoy preparada para ver el mundo y aceptarlo tal cual es. Con sus cosas buenas y sus cosas malas.

No me arrepiento de nada.

Mi madre siempre dice que en 1 semana vivo más experiencias que la mayoría de la gente en un año… y tiene razón. Ella lo dice como si fuera algo negativo, agotador. Siempre se refiere a ello como queriendo decir que la vida es larga y tengo tiempo para todo… que no tenga prisa. Que ya viviré la siguiente aventura más adelante pero… la verdad, yo no lo veo así.

He vivido muchas experiencias pero aun me quedan demasiadas por vivir. La vida es larga, o corta, según se mire. No voy a tener tiempo de hacer todo lo que quiero… por eso es que sin prisa pero sin pausa es uno de mis lemas.

Acabé enfermería, viví en la nieve varios años y descubrí el snowboard. Desde el primer día que surfeé una montaña supe que seguiría surfeando de ahí en adelante.

Ir descubriendo tus pasiones te hace mucho más feliz de lo que podía imaginar.

Recorrí España entera en mi coche. Empecé a patinar, luego a surfear. Cada vez con más pasiones en el bolsillo… siento que tengo más vías de escape para los momentos en los que no me siento tan arriba… y así… cuando estoy abajo, es más fácil subir.

Mientras vivía todo eso, un largo camino seguí para llegar a tener una profesión decente.  Conseguir un buen trabajo que pudiera mantenerme.  Enfermera ¿porque? porque se supone que es lo que has de hacer en la vida ¿no?

Bien en 2011 me gradué… genial… si no fuera porque me pilló en medio de la crisis económica más grande que yo recuerdo.

Una carrera que me costó muchos años y yo sin trabajo.

No había oportunidad laboral y junto a otras desdichas personales… algo bueno. Alguien muy sabio dijo que de todas las crisis sale algo bueno… pues bien. Eso me pasó a mí.

Salí de nuevo de mi zona de confort. Me fui 2 meses a California a estudiar inglés. De nuevo, otra de las mejores experiencias de mi vida.

Estudiar enfermería, la universidad, el trabajo… nunca me habían hecho feliz. Sin embargo, todos mis viajes eran las mejores experiencias de mi vida. Poco a poco me voy encontrando a mí misma.

A la vuelta, encuentro trabajo. Me vuelvo a estancar. No se cómo lo hago … Pero en seguida soy feliz con lo que tengo, me adapto muy rápido a todo y estoy bien. Al principio estoy genial. Luego me aburro. Me voy dando cuenta de que me gusta estar en cambio constante. El cambio me hace grande. Me hace fuerte. Me hace sabia.

Pero mi poder de adaptación es tan grande… que me cuesta dejarlo todo y cambiar.

No importa. La vida ya se encarga de eso.

Después de un año bautizándome como enfermera en Barcelona, me despiden. ¡Gracias crisis!

Pensareis que estoy loca, pero sí!¡GRACIAS CRISIS! Porque gracias al despido me llegó el cambio. No os penséis que fue un camino de rosas…

Me quedé sin dinero y con 26 años tuve que volver a casa de mis padres. No encontraba nada, y aunque buscaba y buscaba mi única opción fue irme a Inglaterra. Siempre me quejaré de ese país. Mucho frío, gente fría y poco que hacer aparte de trabajar… y aunque he llorado más en 2 años allí que en toda mi vida, siempre lo recordaré como la peor y la mejor época de todas. La peor por lo dura que fue y las pocas ganas que tenía de estar allí. La mejor por todo lo que aprendí de mi misma en mi paso por England.

Dicen que no hay mal que por bien no venga. Totalmente de acuerdo.

He aprendido un nuevo idioma, he cumplido mi sueño de vivir en el extranjero, he trabajado más de dos años como enfermera y me ha traído aquí. Justo a este hostal de mala muerte en Malacca. No se ni como, pero hasta aquí me ha traido Uk.

Años soñando con dar la vuelta al mundo… y un día me da el puntazo y me compro una autocaravana.

Primer paso… En ruta!

El día 12 de agosto de 2015 salgo sola con Winnie, mi auto, a recorrer Europa. Estuve 2 meses surfeando la costa oeste de Francia y norte de España y cuando pensaba que mi viaje llegaba a su fin, en otro arrebato, pumba! La vendo, me deshago de una vida en Uk y salgo cargada con mi mochila, mi tabla de surf y un montón de ilusión hacia el primer paso de mi vuelta al mundo, Asia.

Llevo por aquí algo más de 5 semanas y cada vez me siento más orientada, a pesar de que cada día tengo menos planes.

Alguien muy sabio aquí me dijo hace unos días que a Asia solo vienen a buscarse a sí mismos aquellos que están perdidos y… que razón tiene… el caso es que la gente viene a buscarse porque de verdad… sin saber cómo, te encuentras. ¿Será que Asia es tan grande que por probabilidad, es fácil que alguna de tus vidas anteriores haya sido por aquí? Ni idea, pero de verdad… funciona!

La vida es tan bella…

Siempre había querido viajar, y aquí estoy. Me voy encontrando…

Segundo paso… Documentarlo!

Siempre había querido grabar mis viajes pero soy la persona más perezosa del mundo para coger una cámara. No tengo apenas fotos y en las que tengo, no suelo salir. Cuando estoy pasándolo bien… no me acuerdo de sacar la cámara es decir… mis fotos suelen ser en los momentos menos intensos del viaje, y pocas veces aparezco

Otro de mis grandes sueños era ser actriz. Siempre me gustó el teatro y soñaba salir en una pantalla de cine.

El día que Koke compró su vuelo… de repente todos mis sueños se unificaron. Mi colega, cámara profesional, se viene a Asia conmigo a grabar nuestro viaje.

La vida es sorprendente y maravillosa.

Gracias a ti Koke, todo cobra un poco más de sentido. Estoy viajando por el mundo y vamos a grabarlo. Saldré en la tele, aunque sea la de YouTube y gracias a este pequeño pero mágico momento, he cogido inspiración suficiente para escribir el primer post de este blog desde que salí en ruta.

Viajando, escribiendo y soñando en que quizás, en un futuro no muy lejano, salga en una pantalla haciendo lo que más me gusta, vivir.

La combinación perfecta. ¿Qué más se puede pedir?

La Vida es Bella.

Quién soy en video

Gracias por leer, espero que lo hayas disfrutado tanto como yo lo disfruté escribiendo.

Si te gustó este post dale al like y comparte para que siga escribiendo nuevas entradas!

Just Ride – Vivo para Surfear

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *